NOTICIAS

El final más cruel de nuestro sueño (capítulo XLI)

El CF Rayo Majadahonda desciende tras perder 4-3 un duelo que llegó a ir ganando 1-3

04/06/2019 23:55

El CF Rayo Majadahonda sufrió la cara más amarga del fútbol. Tras un partido luchado y competido en todo momento, vio como se escapaban las opciones de mantenerse en segunda división en el último instante. La victoria era necesaria y, pese a ir ganando por 1-3 en el minuto 70, la fortuna se puso del lado local para poner un cruel 4-3 en el marcador en el tiempo de descuento.

Desde el primer minuto del partido el CF Rayo quiso ir a por el partido. Con Ruibal y Héctor como punta de lanza, el equipo que hoy vestía de naranja apreto al Real Oviedo en todo momento para llevar la batuta del encuentro. En los primeros quince minutos, Ruibal protagonizó las dos ocasiones más claras; una que acabó en gol, anulado por fuera de juego y otra en un potente chut que detuvo Herrero. El conjunto local se mostró fuerte en su área y poco a poco la contienda quedó igualada.

Fue Francisco Varela, que volvía a la que fue su casa, el encargado de abrir el marcador a favor de los intereses rayistas. El lateral asumió los galones a la hora de lanzar un libre directo y no falló: la colocó en la escuadra, poniendo el 0-1 en el marcador antes de la media hora de juego. La disposición sobre el césped del Carlos Tartiere estaba siendo muy buena, pero en los últimos diez minutos de la primera mitad el conjunto de Sergio Egea empezó a generar peligro. De esta forma, llegó el empate en un mano a mano escorado de Johannesson contra Cantero que acabó colándose en el fondo de la red. El empate a uno mandaba al traste la gran primera mitad de los de Antonio Iriondo y dejaba todo pendiente de cara a la segunda parte.

En los últimos cuarenta y cinco minutos de la temporada para el CF Rayo Majadahonda fue el Oviedo el que empezó apretando con mayor intensidad. Ander Cantero, hasta el momento poco exigido, sacó una mano prodigiosa a dispar de Saúl Berjón para evitar el 2-1. Poco a poco el centro del campo formado por Verza, Óscar y Fede empezó a engrasar la maquinaria, aunque el dominio de la pelota no se tradujo en ocasiones. La lesión de Fede, además, obligó a Antonio Iriondo a cambiar el sistema introduciendo a Dani Romera.

En una segunda parte sin apenas ocasiones, fue el balón parado el que volvió a desatascar el duelo. Héctor, que hasta el momento no había podido gozar de ocasiones claras, cabeceó a la red un gran córner botado por Verza para poner el 1-2 y devolver la ilusión a los más de 100 desplazados al Carlos Tartiere. Y apenas cinco minutos después, apareció Dani Romera para poner el 1-3 con una definición de lujo que desató la locura en el banquillo y en la grada.

El paso de los minutos favorecía a los chicos de Iriondo, pero la fortuna no quiso estar de su lado. En apenas diez minutos, el Real Oviedo remontó el partido y puso el empate a tres. Una indecisión en un balón aéreo generó el 2-3 de Carlos Hernández y el posterior 3-3 lo puso Saúl Berjón tras un centro lateral. El CF Rayo, tocado tras haber completado un partidazo, intentó reaccionar en los instantes finales. Héctor y Ruibal tuvieron un par de ocasiones que estuvieron cerca de acabar en gol, pero los contragolpes del equipo local generaban mucho peligro.

Así, en un contragolpe, llegó el definitivo 4-3. A escasos segundos del final. El final más cruel para un equipo que dejó todo sobre el campo.

Volveremos a soñar.

Se habla de: primer equipo, CF Rayo Majadahonda, LaLiga 1|2|3, Jornada 41, Real Oviedo